domingo, abril 14, 2024
HomeFamiliaLos abuelos son indispensables en la estructura y dinámica familiar

Los abuelos son indispensables en la estructura y dinámica familiar

La presencia de los abuelos y abuelas en la estructura y dinámica familiar siempre ha sido relevante. Su contribución ha sido muy importante en el cuidado, crianza y educación de los menores del hogar, y es en los tiempos actuales donde su figura se ha convertido en casi indispensable. 

En efecto, una gran cantidad de hogares deben recurrir a los abuelos para que se encarguen del cuidado de los niños, mientras sus padres se marchan todos los días a atender las obligaciones laborales.

Los abuelos se convierten así en cuidadores amorosos, en orientadores fundamentales y testigos permanentes del desarrollo integral que experimentan sus nietos, sobre todo en esos esenciales años de su primera infancia. 

Los abuelos son las personas más cercanas y confiables que los padres y madres pueden tener para dejar a sus pequeños hijos en casa. Y esa confianza y seguridad que proporcionan se constituye en un sólido soporte emocional para los pequeños del hogar.

La contribución emocional y espiritual

Ya sea en los casos en que los abuelos pasen muchas horas del día al cuidado de sus nietos, o bien cuando los pequeños los visitan ocasionalmente, siempre serán referentes emocionales fundamentales en la vida de sus nietos. Son personas adultas, maduras, generalmente dispuestas a dedicar tiempo, paciencia y compresión.

Los abuelos no tienen la responsabilidad primaria en la crianza y educación de los pequeños, como sí la tienen los padres, pero la complementan. Por eso suelen ser más pacientes y comprensivos, más atentos a escuchar y complacer. 

Poseen la experiencia que brindan los años, han evaluado y superado las tensiones de la crianza de sus propios hijos, y ahora están más dispuestos a disfrutar el desarrollo y crecimiento de sus nietas y nietos.

Los abuelos no son solo cuidadores y vigilantes, no son solo acompañantes y entretenedores, son, sobre todo, soportes emocionales y afectivos fundamentales. Son los que brindan de una forma especial y única ese abrazo tierno y cálido, esa palabra de ánimo y reconocimiento, ese respaldo que proporciona confianza y seguridad.

Son también por lo general los mejores aliados con los que cuentan los padres para la formación espiritual y la transmisión de valores. Tanto por lo que dicen, como por lo que enseñan con su propio ejemplo, los abuelos son modelos de esperanza y de fe. Son los que mejor logran trasmitir con sabiduría las enseñanzas éticas y morales que soportan las convicciones familiares.

En los tiempos difíciles

Pero además, los abuelos y abuelas en la actualidad cumplen un papel fundamental en las estructuras familiares. En tiempos de crisis económica, en donde ha aumentado el desempleo y las dificultades financieras en los hogares, los abuelos contribuyen fuertemente, de manera directa e indirecta, en la economía de la familia.

En efecto, al encargarse del cuidado de sus nietos, le ahorran a los padres una importante cantidad de recursos que, de otra manera, deberían de disponer para cubrir los costos de una niñera o el pago de un centro de cuido. 

Asimismo, ante el eventual desempleo de los padres, los abuelos contribuyen o se ocupan, de manera transitoria o prolongada, de muchos de los gastos en que deben de incurrir sus hijos. 

Este papel solidario que representan con sus pensiones, los abuelos ha significado un gran aporte a sus familias.

Finalmente, no hay que olvidar que un aspecto fundamental que no debe olvidarse es el derecho que tienen los abuelos a pasar un tiempo distendido con sus nietos y el derecho también a sus espacios -como adultos mayores- de descanso, entretenimiento y atención de proyectos personales. 

Los abuelos aman, cuidan, educan y transmiten valores a sus nietos con total deleite y disfrute, pero tienen necesidades y derechos propios que deben respetarse. 

Los padres no deben trasladar sus propias responsabilidades de cuidado, crianza y educación de los menores a los abuelos. Y éstos deben saber hasta dónde llegan sus límites con relación a sus nietos. Esto hay que tenerlo siempre presente para una buena convivencia y el bienestar de todos.

Fuente: Enfoque familia

Autor: Jesús Rosales

RELATED ARTICLES

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments