domingo, abril 14, 2024
HomeMatrimonio¿Es el embarazo una razón válida para casarse?

¿Es el embarazo una razón válida para casarse?

El embarazo durante el noviazgo suele ser la causa de matrimonios, sin embargo, vale la pena preguntarse si es válida la causa, porque el embarazo puede ser fruto de la pasión más no del amor, pero por otro lado, ¿el hijo que nacerá tiene que desenvolverse sin un padre?

Lo cierto es que por ningún motivo deben recurrir al aborto. Un embarazo no es una bolsita con células que lleva la mujer. Es un hijo en gestación, una persona humana creada a imagen de Dios, una persona inocente a la que se debe de respetar su vida y a la que se debe cuidar.

Los jóvenes que caen en la tentación de abortar –hombres y mujeres– se hacen una herida muy grande en sus almas que es difícil de curar. Suelen vivir en la tristeza y con sentimientos profundos de culpa que pueden durar toda la vida.

Ante la presión familiar, económica o social, incluso ante las voces del feminismo, más vale oídos sordos.  Es mejor acudir a un centro de acompañamiento en caso de embarazo de la propia localidad para obtener asesoría y poder llevar la gestación hasta el alumbramiento del bebé.

Los novios que tienen un embarazo no deben casarse de manera forzada.  los jóvenes están en proceso de maduración y se vuelven inestables y cambiantes, por eso los matrimonios entre adolescentes tienen un alto índice de divorcios, sobre todo hoy, más que nunca, cuando los jóvenes tardan más tiempo en madurar.

Si ellos no estaban planeando su boda, contraer matrimonio en esas circunstancias sólo aumentará sus problemas. Un ambiente lleno de conflictos, discordias, peleas e infelicidad nunca será adecuado para un niño. 

Así que vale más la ausencia de matrimonio que un mal matrimonio. Cuando una chica adolescente se embaraza, es frecuente que ella y el novio experimenten una profunda turbación.

La responsabilidad tan grande de tener un hijo puede provocarles un gran miedo, sobre todo a ella que lleva la gestación, además de la confrontar lo que dirán sus padres, amigos y familiares.

El hecho de no poder compartir con la propia pareja –ya que por lo general no viven juntos– las interrogantes del futuro, los ponen en una dura prueba psicológica.

Más que obligarlos a casarse, se debe ayudarles rodeándolos de comprensión y apoyo. Para los padres no es fácil apoyar a los hijos en esta situación, pues generalmente atraviesan por una crisis emocional por la situación, pero no les ayudarán ni el desprecio, ni la marginación, sino la reflexión serena sobre cómo deberán afrontar la maternidad y la paternidad una vez que nazca el bebé.

Esto no significa que los novios embarazados nunca deberán casarse. Al contrario: si una pareja estaba planeando su boda es bueno que continúe haciendo sus planes.

Pero si, en cambio, los novios no tenían planes de casarse y son suficientemente maduros para tomar la decisión de vivir en una relación de matrimonio por el resto de sus vidas, es bueno que sigan avanzando en ese proyecto.

Es altamente recomendable que esas parejas de novios embarazados esperen hasta que nazca el bebé, y entonces continúen con sus planes de casarse.

El embarazo es un período de intensas emociones e incertidumbres para una joven, lo que podría ofuscar la mente de los novios y llevarlos a contraer matrimonio con ligereza.

RELATED ARTICLES

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments