viernes, julio 12, 2024
HomeValoresAgradecer más que palabras, es una actitud

Agradecer más que palabras, es una actitud

La gratitud es la actitud que nace del corazón en aprecio a lo que alguien ha hecho por nosotros. 

Saber agradecer es un valor en el que pocas veces se piensa. Para algunos es muy fácil dar las gracias por los pequeños servicios cotidianos que recibimos, ya sea el desayuno o la ropa limpia, pero para otros, la gratitud es algo que no brota fácilmente.

Ser agradecido es más que pronunciar unas palabras de forma mecánica, la gratitud es una actitud que nace del corazón en aprecio a lo que alguien más ha hecho por nosotros. 

La gratitud no significa devolver un favor. Si alguien me sirve una taza de café no significa que después debo servir a la misma persona una taza y quedar iguales. El agradecimiento no es pagar una deuda, sino reconocer y apreciar la generosidad ajena.

La persona agradecida busca tener otras atenciones con las personas, no pensando en “pagar” por el beneficio recibido, sino en devolver la muestra de afecto o cuidado que tuvo. Es como cuando los niños agradecen los obsequios de sus padres. Lo hacen con una sonrisa, un abrazo y un beso. ¿De que otra manera podrían agradecer y corresponder los niños? Y con eso, a los padres les basta.

Las muestras de afecto son una forma visible de agradecimiento; la gratitud es la respuesta a la actitud que tuvo la persona, más que por el bien o beneficio recibido.

Hay personas a quienes tenemos especial estima, preferencia o cariño por todo lo que nos han dado: padres, maestros, cónyuge, amigos o jefes. El motivo de nuestro agradecimiento se debe al apoyo desinteresado que tuvieron a pesar del cansancio y la rutina. Nos dieron su tiempo, o su cuidado.

Nuestro agradecimiento debe surgir de un corazón grande. No siempre contamos con el apoyo de alguien conocido para salir de un apuro, resolver un percance o un pequeño accidente. ¡Cómo agradecemos que alguien abra la puerta del auto para colocar las cajas que llevamos, o nos ayude a reemplazar el neumático averiado!

El camino para vivir el valor del agradecimiento tiene algunas características que implican reconocer en los demás el esfuerzo por servir, acostumbrarnos a dar las gracias y tener pequeños detalles de atención con todas las personas: acomodar la silla, abrir la puerta, servir un café, colocar los cubiertos en la mesa, un saludo cordial.

La persona que más sirve es la que sabe ser más agradecida.

RELATED ARTICLES

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments