Lo que Dios unió, no lo separe el hombre (Mateo 19,6)

La donación es entregarse auténtica y completamente al otro sacrificando la felicidad propia e individual por la felicidad del otro que se convierte en la felicidad de los dos por siempre.

0

Si eres creyente en Dios y en que la Biblia es su Palabra, entonces debes saber cuál es la perspectiva del creador sobre tu unión conyugal. Y lo primero que debes tomar en cuenta es que Dios quiere que tu matrimonio sea uno y para siempre. 

Desde el principio, es decir, desde que el ser humano es ser humano, Dios quiso una unión exclusiva y permanente entre un hombre y una mujer. Y Cuando Jesús el Hijo de Dios, estuvo con nosotros, lo dejó muy claro:  ¿No han leído que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer”, y dijo “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”? Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

Probablemente te preguntes cuál es el sentido del deseo de Dios de que el matrimonio sea uno y para siempre. La verdad es que Dios no pone leyes sin sentido, siempre tiene un propósito y en el caso del matrimonio el propósito es que el amor crezca entre los cónyuges y que se procure el bien y la educaciòn de los hijos.

En la esencia del matrimonio hay un elemento que lo distingue de cualquier otro tipo de relación. Ese elemento es la donación, lo que significa no sólo entregarse auténtica y completamente al otro, sino la disposición total y absoluta a sacrificar la felicidad propia por la felicidad del otro, encontrando en la felicidad del cónyuge la felicidad propia. Eso es la felicidad del matrimonio, porque ya no es uno y el otro, sino los dos que en realidad es uno solo.

Pero más aún, la donación no sólo es de lo presente, sino también de lo futuro, sin reservas. Por eso en el matrimonio al no ser una relación provisional, no se puede especular reservándose por si la relación no funciona. Desde el momento en que el hombre y la mujer se casan, ambos contraen la responsabilidad de entregarse totalmente y para siempre.

Finalmente, es conveniente estar concierte de que la unión permanente del matrimonio (aunque en esencia es una redundancia porque matrimonio significa unión de un hombre y una mujer para siempre) brinda un feliz testimonio a los hijos y a la sociedad, brindando de esa manera una valiosa dignificación al matrimonio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here