Si al llegar al súper para realizar las compras semanales no tienes una idea clara de qué vas a comprar, lo más seguro es que vas a gastar mucho más de lo que necesitas. Por eso lo recomendable es que antes de salir de casa elabores una lista detallada de qué y cuánto vas a comprar de cada producto y que tengas un presupuesto de hasta cuánto puedes gastar de acuerdo a tus ingresos.

No hacerlo puede resultar catastrófico para las finanzas mensuales y a la larga puede repercutir en una quiebra financiera de la familia. Por eso aunque parezca aburrido, lo mejor es hacer la famosa lista del súper que hará que no se nos olvide lo que necesitamos y que no compremos lo que no necesitamos.

Un requisito previo de la lista del súper es tener una idea más o menos clara de qué vamos a cocinar en la semana, es decir, elaborar el menú de la semana. Por supuesto que se valen esas improvisaciones en la cocina que le dan un sabor especial al gusto de la familia, pero siempre dentro de cierto margen de maniobra para no afectar la economía familiar. 

Una vez que tenemos una idea de qué vamos a cocinar, hay que darle un vistazo a la despensa para ver qué tenemos ya y evitar compras dobles que pueden provocar que nuestros productos se caduquen en la despensa.

Al elaborar el menú de la semana toma en cuenta los platillos que a todos les gusta e incluye al menos para un día un platillo nuevo que además de evitar la rutina en la alimentación, ayudará a la familia a descubrir nuevos ingredientes, nuevas combinaciones y, con ellos, nuevos sabores.

Algo que puede resultar divertido es invitar a la familia a sugerir platillos del menú de la semana próxima, y de esa manera evitarás rechazos cuando se sienten a la mesa. Sólo advierte que no necesariamente se cumplirán las sugerencias puedes todo delenderá de la economía y de que la tienda de supermercado tenga los ingredientes necesarios.

Otro aspecto que debes tomar en cuenta es la temporada, pues en ciertas épocas del año hay disponibles en los mercados algunas productos que suelen estar más baratos que en otra temporada.

Es importante y necesario hacer un cálculo adecuado sobre las cantidades que de cada producto vamos a necesitar, pues los sobrantes además de representar un desperdicio, también afectan poco a poco a la economía de la familia.

Finalmente  es recomendable que los miembros de la familia participen en la elaboración de la lista para incluir productos que son necesarios como desodorantes, cremas corporales, pasta dental, etc., con el fin de que al llegar al súper se puedan aprovechar las ofertas y no tener que  recurrir a tiendas de conveniencia que suelen tener los productos más caros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here