En los últimos años diversos aspectos socioeconómicos han provocado que los hogares tradicionales disminuyan significativamente, pues mientras que en 2010 los hogares de tipo familiar representaban el 90.5% del total de hogares, cinco años después la proporción se redujo a un 88.9 por ciento.

Aunque en apariencia es pequeña la reducción de un 1.6% en cinco años, la cifra debe preocupar a quienes desean un país con estructura familiar tradicional, pues se está marcando una importante tendencia a la baja.

La tendencia a aumentar el número de hogares en donde sus integrantes no guardan ningún parentesco con el jefe de familia, es decir, se trata de hogares donde sus ocupantes no son familiares, se debe a diferentes factores como el divorcio, la mayor participación de la mujer en el mercado laboral, la disminución de la fecundidad y las uniones consensuales, entre otros.

En 9 millones 266 mil 211 hogares La jeFatura es femenina

Por otro lado, la dirección de las familias cada vez más está siendo ocupada por las mujeres, lugar que tradicionalmente correspondía a los varones. De acuerdo a datos del INEGI, 9 millones 266 mil 211 hogares tienen jefatura femenina, lo que representa el 29% de los hogares. Este fenómeno social se debe entre otros factores, al aumento de la participación femenina en el mercado del trabajo y al abandono del hogar por parte de los varones.

En México hay 31 millones de hogares, sin embargo entre ellos hay casi 3 millones y medio de hogares que no están habitados por familias sino por elemementos que no son familiares, es decir, estos hogares están habitados por personas que viven solas o por miembros que no guardan ningún parentesco con el jefe del hogar.

Por otro lado, no solo la estructura de la familia está sufriendo modificaciones, sino incluso sus formatos de organización, pues en 3 de cada 10 hogares es una mujer la jefa de la familia según el reporte del INEGI.

Las familias nucleares representan el 70% de los hogares familiares

Para el INEGI los hogares se pueden clasificar de acuerdo al criterio de qué relación se tenga con el jefe de familia; así, las familias se pueden dividir en nucleares, ampliadas y compuestas.

Las familias nucleares son las que se conforman por familiares de primera generación, es decir, padre, madre e hijos, aunque se incluye en este rubro a las familias donde por cualquier razón junto a los hijos sólo está la madre o sólo el padre, y también se incluye a las parejas que no tienen hijos. En la actualidad las familias nucleares representan el 70% de los hogares familiares.

Las familias ampliadas son aquellas en donde además de la familia nuclear se incluye al menos algún otro pariente, como es el caso de los abuelos, tíos, sobrinos o nietos. Este tipo de familia representa el 29% de los hogares familiares.

Finalmente, en la clasificación del INEGI existen las familias compuestas, que son aquellas en donde las familias nucleares o ampliadas incluyen a algún miembro sin parentesco. Las familias compuestas son el 1% de los hogares familiares.

El 48% de las mujeres jefas de familia, ejercen la jefatura aún sin trabajar

Otro rasgo distintivo de las familias mexicanas es que 7 de cada 10 hogares familiares reconoce como jefe a un hombre, mientras que los otros 3 de cada 10 reconoce como jefe a una mujer.

Por otro lado, 8 de cada 10 hombres jefes de familia son económicamente activos, mientas que 5 de cada 10 mujeres jefas de familia son activas económicamente, es decir, el 48% de las mujeres jefas de familia, ejercen la jefatura aún sin trabajar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here