Daniel Calveti se pronuncia contra tráfico humano en la India 

"La verdadera lucha en contra del tráfico humano comienza en casa. Cuando le enseñamos a nuestros hijos varones a cómo tratar con respeto y dignidad a las mujeres. Con el valor con que el Señor las creó". Daniel Calveti.

0

En los últimos años las iglesias cristianas se han distinguido por hacer un frente común, basados en principios bíblicos, para pronunciarse en temas sociales, especialmente en el caso de la trata de personas. Es así como Daniel Calveti ha hecho una alianza estratégica con SOS INTERNATIONAL para denunciar hechos de tratas de personas en la India y el mundo en general.

Daniel Calveti afirma que para hablar de la solución a un crudo problema, antes hay que hablar de la cruda realidad. Reconoce que no había imaginado que tomaría la bandera de lucha contra el tráfico humano, pues en su viaje a la India descubrió junto con su esposa que ahí estaba el corazón de Jesús.

Su esposa Shari afirma que en el viaje a la India descubrieron qué hay varias formas como las mujeres son introducidas a tráfico de personas, una se ellas es el engaño, pues les prometen un mejor futuro y les hacen viajar hasta otras ciudades y cuando llegan son esclavizadas. Otra forma es la venta directa por sus padres, quienes orillados por la necesidad toman la decisión de cambiar a sus hijas por dinero. Finalmente la tercera forma en que algunas pequeñas mujeres son sometidas a la esclavitud es el rapto, pues cuando salen buscando agua, o comida o pidiendo dinero en las calles, son raptadas por quienes las llevan a lugares donde son utilizadas para obtener un beneficio económico.

Daniel retoma la palabra para afirmar que ha quedado sumamente impresionado al ver el cómo las esclavizan, las maneras en que las someten, pues durante tres años las encierran en una habitación donde son sometidas emocional y sexualmente hasta cuarenta o sesenta veces al día por distintos hombres.

Después de estos tres años de abuso y maltrato, las dejan libres en la comunidad, pero estas mujeres han sido ya tan maltratadas, tan sometidas, que estando libres, regresan al lugar donde fueron esclavizadas, pues sienten que en ningún otro lugar tendrán esperanza y sienten que no sirven para nada.

Calveti subraya que esos casos los vieron más de 33 mil veces en tan solo un distrito visitado. Lo peor de todo, dice Daniel, es que las hijas que nacen de estas mujeres, repiten la misma historia.

Shari Calveti afirma por su parte que estas mujeres no sólo son esclavizadas físicamente, sino también espíritualmente, pero “qué bueno que Jesús es la solución, pues Dios puede llegar a donde nosotros no podemos”.

Interviene Daniel para afirmar que se siente emocionado porque en Isaías 61, verso 1, dice: “El Espíritu de Dios está sobre mí, por cuanto me ha enviado a sanar los corazones heridos y a traer libertad a los cautivos”, y eso es lo que estamos haciendo, dice Calveti, “pues hay esperanza, nuestro viaje no solo fue de lágrimas y tristeza por todo lo que está sucediendo, también vimos unos refugios hermosos para los hijos de mujeres esclavizadas, para que no se repita la misma historia”.

Finalmente Daniel Calveti sugiere tres formas de ayudar a terminar con esta situación: ayudar a construir pozos para que las mujeres no tengan que trasladarse a lugares lejanos para buscar agua, creando las circunstancias propicias para ser raptadas; otra forma es ayudar a proporcionar comida para que tampoco tengan que salir las mujeres a buscarla, exponiéndose a ser raptadas; y finalmente la tercera forma es con la oración, pues solo el amor de Dios puede tocar sus corazones y hacerles entrar en un proceso para ser liberadas.

Para ver el video completo puede ingresar a la página danielcalveti.org

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here